Google+

Te Informamos confidencialmente de nuestros nuevos contenidos...

BUSCADOR DE PLANTAS

Búsqueda personalizada

Buscador de especies:

Eucalipto (Eucalyptus globulus Labillardière)


Descripción del Eucalipto : El eucalipto es un árbol de gran porte que podemos encontrar en el bosque mediterraneo, que puede rebasar los 100 m. de alto. En las ramas del árbol  ya crecido, las hojas son largas y estrechas, ligeramente curvadas, a manera de guadaña, puntiaguda y de bordes enteros lampiñas, endurecidas y coriáceas, sostenidas por un rabillo de 1,5 a 2,5 cm, y con láminas colocada verticalmente; una vena de color más claro a recorre de la base al ápice, y, por transparencia, se ven otras venas secundarias que, arrancando de la principal, se dirigen a los bordes. Esas hojas se hallan esparcidas en las ramas, no opuestas y de dos en dos, y a contraluz muestran asimismo numerosos lunarcillos pálidos que corresponden a otros tantos pequeños depósitos de esencia. Las flores se forman y se abren en las sumidades de las ramitas del año anterior; cada una de ellas nace en el encuentro de una hoja con la rama, y está sostenida por un corto cabillo rechoncho de 0,5 cm. cuando más; está constituída por una especie de urna durísima, con su tapadera, la cual urna tiene figura cónica truncada, el borde redondo, y en los flancos, cuatro cantos muy manifiestos, de manera que se forman otras tantas caras casi planas; entre esos cantos se ven otros filetes realzados, irregulares y menos manifiestos.
En el centro de la flor, cierra el interior de la misma una superficie ligeramente cónica, un poco rugosa, humedecida con un néctar dulce, del centro de la cual se levanta el estilo, de 6 a 10 mm de largo. En el seno de la urna se forma y madura el fruto, que es seco y se abre por medio de unas fisuras del disco apical; las simientes son muy pequeñas y numerosas.
Las hojas, los tallos y las flores del eucalipto saben a esencia, y recuerdan el arrayán, que pertenece a esta misma familia.

Florece el Eucalipto :en otoño e invierno.

Se cría: es natural de Australia y Tasmania. Se dice que fue introducida en Argelia en 1854 y en Europa en 1856. En menos de un siglo se ha difundido su cultivo por toda la Península; este árbol teme al frío intenso.

Se recolectan el Eucalipto: exclusivamente las hojas falciformes de las ramas adultas, cuando están perfectamente formadas, y se desecan en sitios ventilados.

Composición del Eucalipto : Las hojas contienen tanino, resina, ácido grasos, etc., y, sobre todo, esencia de eucalipto, que, operando con hojas secas, varía desde 1,2 hasta 3%.Esta esencia se compone de cineol o eucaliptol, que predomina, hasta alcanzar más del 80% de la esencia.

Virtudes del Eucalipto: La introducción del eucalipto se hizo para sanear terrenos bajos y pantanosos, morada de las larvas de mosquitos, y pensando que no sólo acabarían con las charcas y humedales sino con los miasmas del paludismo; además, se creía que las hojas de por sí, y administradas a los efectos de paludismo, obrarían como febrífugas. En realidad, ni daña a los mosquitos transmisores de la fiebres ni se quitan a los palúdicos. Pero el rápido desarrollo de este árbol, y la absorción de grandes cantidades de agua del suelo pueden llegar a desecar el terreno. Ademas  produce alelopatía, fenómeno biológico que conlleva efectos perjudiciales que influyen en el crecimiento, supervivencia o reproducción de otros organismos al rededor él.
Por su rápido crecimiento se obtiene madera para la producción de pulpa de papel, cortándolo hasta más 7 veces.
Las hojas de eucalipto son anticatarrales, útiles contra las inflamaciones de las vías respiratorias y contra los catarros gastrointestinales. Algunos recomiendan contra la diabetes. Su esencia no es innocuo; por vías internas conviene no rebasar la dosis porque puede resultar dañino y provocar gastroenteritis, hematuria, dificultades respiratorias.

Uso, remedios caseros con Eucalipto :  la infusión se prepara con una o dos hoja, divididas en pedacitos por cada taza de agua hirviendo. Contra la bronquitis y los catarros de las vías respiratorias, en general, tómese un par de tazas al día. Las inhalaciones se hacen con na olla de agua hirviendo a la cual se agrega un puñado de hojas; se cubre la cabeza y se respira el vapor.
Otra mezcla anticatarral se prepara con partes iguales en peso de hojas de eucalipto, sumidas de melisa e hisopo, hojas de malva y pétalos de amapola. La tisana se prepara con un puñadito de la mezcla y el agua hirviendo; se endulza y se toma bien caliente, añadiéndole una cucharada sopera de agua de azahar.